El teatro independiente en alerta ante el recorte presupuestario pactado para 2020

Argentina, y Buenos Aires en particular, son modelos a seguir a nivel mundial por la importancia que el teatro independiente reviste en nuestra cultura y por la cantidad de salas teatrales independientes disponibles. Sin embargo, este sector ha sido gravemente perjudicado por la coyuntura económica de los últimos años, y este año no es la excepción. El Instituto Nacional del Teatro (INT) es el organismo encargado de la promoción y el apoyo de la actividad teatral en todo el país; y según está previsto en el presupuesto para el año 2020, el aumento de fondos para el INT sería de 15%. “El tema es que el techo presupuestario que manda el Ministerio de Hacienda no es acorde con la inflación, que sería más del 50%. Esto nos genera mucha preocupación”, declaró Liliana Weimer, quien es presidenta de la Asociación Argentina de Teatro Independiente (ARTEI).

En el desglose del presupuesto publicado por el Ministerio de Hacienda, el área de “fomento y difusión” del organismo es una de las más perjudicadas. Hay que recordar que una de las principales tareas que tiene el INT es fomentar líneas de subsidios a diferentes partes del sector teatral mediante concursos, ya sean para ayudar con la realización de obras, aliviar los costos de las salas y compañías teatrales y para la ejecución de festivales. Sin embargo, en ese sector habría un recorte de 20%. Si se cuenta el aumento que debería haber tenido por la inflación la diferencia es de 75%.

Marcelo Allasino es el director ejecutivo del INT, ante estas cifras aclaró que “el presupuesto del instituto aún está en debate y en discusión en este momento”. Allasino también puso paños fríos al asunto y aclaró que al área de “fomento y difusión” siempre se le suele destinar mayor capital del que se había fijado gracias a activos financieros que recibe el INT, pero que, aún así, hay que luchar para que el presupuesto inicial no sea tan bajo como el que es ahora.

La presidenta de ARTEI declaró que “ante estos casos el primer accionar a tomar es entablar reuniones con las legislaturas de cada provincia/región”, pero actualmente hay un proceso extraordinario que las demora: la transición de poder producida por las elecciones. Aún así, Weimer aclaró que tratarán de trasladar esta demanda para que lleguen los activos financieros del 2019 que estaban destinados y que no llegaron, ya que “sino se va a arrastrar esa deuda que tiene el INT para el próximo año”. Allasino, por su parte, aclaró que están en constante contacto con ARTEI, AADET, ESCENA y todas las asociaciones teatrales que se manifiestan para mayores fondos.

Tanto la baja del presupuesto como esta falta de cobros de activos terminan por redondear un problema generalizado que es una de las principales causas de la crisis al teatro independiente: los problemas administrativos para el cobro de subsidios. El INT, al ser de carácter nacional, tiene un sistema muy complejo que al solicitar apoyo financiero, se termina demorando por la misma burocracia del organismo. “Nos quejamos mucho de eso. Son miles los expedientes y son muchas las oficinas y las instancias por las que pasan estos para su cobro, para su rendición o para lo que fuere”, explicó Weimer.

En cuanto a la situación general del sector teatral independiente, desde las distintas asociaciones de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires coinciden en que las situación crítica del ámbito tiene otras dos aristas. La primera es el pobre presupuesto de PROTEATRO, principal otorgante de líneas de subsidios de CABA que actualmente representa menos del 1% del presupuesto de cultura de la ciudad y que, según ARTEI, debiera superar el 2%. El segundo clivaje es la disminución de la venta de las entradas por la crisis económica. Los emprendimientos independientes han hecho un gran esfuerzo a lo largo de estos años por mantener promociones y precios accesibles para todos, pero, por si fuera poco, a este problema se le suman los costos exorbitantes de los insumos y alquileres. “Sabemos que es muy difícil equiparar a la inflación. Estamos atrapados en la misma situación que toda la población y somos conscientes de lo que está pasando a nivel nacional, aunque esto no quiere decir que no vayamos a pelear por todos nuestros derechos”, aclaró Weimer.