Ciclovías, ¿un recorrido placentero o inquietante?

Por Agustina Fernández Mallo, Agustina Iglesias y Micaela Graneros

Entre 2012 y 2017 se registró un aumento significativo de la cantidad de ciclistas muertos en Argentina, alcanzando un total de 187 víctimas. Las bases de datos del gobierno nacional no arrojan cifras oficiales y, si lo hacen, están desactualizadas o incompletas. Las organizaciones sociales que nuclean el bici activismo reclaman la falta de estadísticas y un deterioro en la infraestructura vial. ¿Qué sucede con las ciclovías en CABA y en el país?

Andrea Conde es legisladora porteña e integra AMPLIAR, un espacio político de unidad que busca derrotar al macrismo en la Ciudad. Ante el aumento de muertes de ciclistas, recuerda la promesa de Horacio Rodríguez Larreta de bajar un 30% los accidentes viales en ciclovías durante su gestión. “No sorprende, porque el jefe de gobierno es especialista en publicitar obras vistosas pero cuando miramos un poco más profundamente, todo se quedó en la cáscara”, critica.

Andrea Conde, legisladora porteña de Unidad Ciudadana

Conde asegura que faltan políticas públicas y campañas de concientización vial. “Las ciclovías se instalaron en miles de cuadras y ni siquiera tienen pintadas el aviso de mirar para ambos lados en las esquinas, como lo tienen en otros países. Es cotidiano ver personas que cruzan sin tener en cuenta la doble dirección. Algo que se supone que mejora la vida de los porteños y porteñas termina poniéndolos en riesgo porque no hay prevención ni recursos suficientes para controlar el tránsito de manera adecuada”. 

Asimismo, hace hincapié en la precarización de los agentes de tránsito, que salió a la luz ante la trágica muerte de Cinthia Choque. “Los agentes trabajan como monotributistas para el Gobierno y sin la protección ni los seguros que corresponden”. 

Finalmente, considera: “El Estado debería dar el ejemplo. Está claro que lo que a Larreta le interesa es adjudicar las obras, donde sus amigos tienen los negocios. Todo lo que viene después de eso ya no le importa porque no supone un negocio sino una inversión en la gente. Y lo que más indigna justamente es que los recursos para hacerlo bien existen”.


Por su parte, Néstor Sebastián, presidente de la ACU (Asociacion de Ciclistas Urbanos y licenciado de seguridad vial), explica que las reformas de ciclovías han favorecido el incremento de usuarios de bici, pero su optimización ha llegado a un tope ya que no ofrece respuestas en cuanto a la velocidad de traslado, y en algunas, como la de la calle Billinghurst, se ve colapsada por la cantidad de ciclistas. 

Nestor Sebastián, Presidente de la Asociación de Ciclistas Urbanos y Licenciado en Seguridad Vial

A su vez, asegura que las cifras oficiales de la Ciudad de Buenos Aires son “bastante acertadas” cuando se refieren a homicidios en el lugar del hecho, y adjudica la suba de muertos al aumento de obras y al de ciclistas. 

“Como en todo el mundo, las estadísticas nacionales se difunden con cierto retraso, porque hay que recolectar la información de 24 jurisdicciones de las cuales no todas están adheridas, que no tienen Observatorio de Seguridad Vial, ni calidad ni recepción de datos, o simplemente voluntad de ofrecerlas al Gobierno. Sin embargo, ese no es el principal problema para recoger información, sino que hay dudas sobre la veracidad de algunos números que envían las provincias”, afirma.  

Sebastián asevera que “los números están” y que lo que no está claro es cómo ocurren los incidentes, si se dan en plena intersección o antes de la misma. 

El presidente de la ACU hace hincapié en que la cantidad de incidentes por las ciclovías son muchísimo menores, pero no niega la inexistencia de políticas específicas referidas a los riesgos que sufren los usuarios de bici. 

“Desde la asociación proponemos un cambio de paradigma en cuanto a cómo encarar la seguridad vial de los modos vulnerables, que serían el peatón y el ciclista. Hay que poner el énfasis en las fuentes de peligro, que son las carrocerías automotores. Los automovilistas no respetan la señal de pare en la intersección. A su vez, el peatón no se inhibe ante la bicicleta porque no genera la misma sensación de peligro que la de un automotor”, analiza. 

Cuestión de números 

La base de datos de Buenos Aires Ciudad, en su sección movilidad, provee un informe sobre el volumen anual de ciclistas que circulan por distintos cruces de CABA, realizado por el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte. Este contiene más de 500 cruces, registrados desde el 2013 al 2018, en distintos horarios y distintas comunas de la ciudad. Sin embargo, el cruce de la avenida Achával Rodríguez y el Boulevard Azucena Villaflor, en el barrio de Puerto Madero, es el que menos conteos expone. A su vez, es conocido como uno de los más peligrosos de Buenos Aires debido al árbol que se ubica en medio de la intersección, próximo a la reserva ecológica, que produjo la muerte de más de cinco personas en una década. Lo llaman “el árbol de la desgracia”. La comuna 1 está compuesta por Retiro, San Nicolás, Puerto Madero, San Telmo y Montserrat y es la que recibe a un millón de personas por día; y contempla la mayor tasa de mortalidad de ciclistas. 

Desde el 2009 hasta la fecha, se construyeron 200,4 kilómetros de extensión de ciclovías. La red alcanza todas las comunas y 41 de los 48 barrios porteños. No obstante, las organizaciones sociales defensoras de los usuarios de bici reclaman que la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) publica sus estadísticas un año tarde, y que faltan datos oficiales, a pesar de que la transparencia es otra de las banderas que alza el oficialismo. 

En defensa de los derechos del ciclista

Argentina en Bici (ABI) recoge desde 2017 datos de siniestros viales con resultados fatales para usuarios de la bicicleta, que exponen públicamente para su uso y análisis. Ese mismo año se registró un pico alarmante de muertes, razón por la cual la organización envió un informe de prensa en el que aseguraba: “La violencia vial es un hecho cotidiano a tal punto que no se reflexiona en la conducta que tenemos cuando nos movemos en las calles”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *