Gracias a la Ley Justina la lista de espera del INCUCAI tiene menos personas en sus listas de espera

Fotografía: Wallpaper Flare

La Ley Justina fue impulsada por el diputado radical Juan Carlos Martino y aprobada por unanimidad en en la Cámara Alta del Congreso de la Nación. El proyecto surgió a propósito de Justina Lo Cane, una niña de doce años que murió en el Hospital esperando un trasplante de corazón. En consecuencia se modificó la ley ya establecida, la cual expresaba que una persona era donante si así lo decidía. Ahora, en cambio, aquellos que no desee dar sus órganos lo tendrá que manifestarlo.

Según datos del El Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI), en líneas generales la cantidad de pacientes en lista de espera se ha acortado en la mayoría de las provincias. Por ejemplo, en los principales puntos del país,  como la provincia de Buenos Aires, en septiembre 2018 había 3199 personas en lista de espera, para este año se redujo a 2966. Otro caso, como el de Capital Federal, el año pasado había en espera 468 y ahora hay 426. 

Desde la entidad, el coordinador de prensa, Licenciado Pablo Rabotnifok dijo que “Sin dudas, la Ley Nº27.447 fortaleció al sistema de procuración y agilizó y simplificó los procesos de donación y trasplante. Algo que resulta claro si se comparan el primer semestre del 2018, en el que se concretaron 279 procesos de donación y el segundo semestre luego de la aprobación de la Ley, con 422 procesos realizados”.

Listas de espera de donación de órganos y de tejidos de INCUCAI

Además, Rabotnifok mencionó la cifra de aquellos que se oponen a la donación de órganos: “Llegó a sus niveles más bajos, alcanzando en el mes de agosto un mínimo histórico de 16% y manteniéndose desde entonces en ese nivel, luego de haber empezado el año con cifras cercanas al 50%. En lo que va de 2019 las cifras de donantes y trasplantes siguieron creciendo, lo que tiene un impacto en la reducción de los tiempos de espera de los pacientes que aguardan por un trasplante”, explicó. 

Por último, el Licenciado argumentó que aceptar la disposición de órganos una vez muerto no es solo un fenómeno social, sino que también de salud pública. “Creemos que la sociedad argentina acompaña y apoya claramente la donación de órganos, algo que se ve reflejado en las más de 3 millones de personas que se registraron como donantes”, continuó Rabotnifok.

“Debemos entender que más allá del acompañamiento fundamental de la comunidad, sostener el crecimiento alcanzado no es una tarea de la sociedad, sino que es producto del trabajo del sistema sanitario en su conjunto. La donación de órganos es un acto médico y la tarea del profesional no finaliza con la muerte de un paciente, sino con el trasplante de otras personas que lo necesitan”, concluyó.

Cuenca Riachuelo-Matanza: ¿la cloaca del AMBA?

Por Benedito, Hassan y Romano

“Todos los que trabajábamos en Villa Inflamable tuvimos derivados de hidrocarburos en nuestro organismo y los chicos que vivían allá, plomo”, comenzó en diálogo con Publicable Beatriz Mendoza, psicóloga social que impulsó un fallo histórico que llegó a la Corte Suprema de Justicia que determinó que tanto el Estado Nacional como la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires son los responsables en materia de prevención y recomposición del daño ambiental existente en la Cuenca. El proceso que tuvo que atravesar Mendoza junto a otras personas hasta llegar a la aprobación del fallo en julio del 2008 fue duro. “Fuimos muy maltratados, era un tema que había que esconder bajo la alfombra”, dijo la licenciada y remarcó que estaban solos en aquella situación ya que había  muchos intereses de por medio, al igual que ahora.

El fallo histórico rige un programa que tiene como objetivos recomponer el ambiente, mejorar la calidad de vida de las personas y prevenir los daños con grado de predicción. Sin embargo, año tras año el Riachuelo está cada vez más contaminado y las personas siguen viviendo allá. Según Mendoza, esto último sucede por varias razones: “Lo que les ofrecen a estas personas no es mejor de lo que tienen porque los trasladan a unos dos km de distancia por lo cual todo lo que es aéreo los sigue afectando”. Y sentenció: “los erradican como si fueran algo podrido que hay que sacar de un lugar para sacarse el problema de encima”.

La aguda degradación ambiental y social de la Cuenca M-R es consecuencia de limitadas inversiones en infraestructura pública, nula gestión ambiental y falta de una adecuada planificación urbana e industrial. Esta situación ha dado lugar a serios riesgos para la salud, en especial para los grupos sociales altamente vulnerables, que han exigido al gobierno actuar para enfrentar estas condiciones declinantes. Además, cuando asumió a la presidencia de ACUMAR la actual senadora nacional, Gladys González, “firmó una ordenanza que permitía que se virtieran de forma directa nueve sustancias tóxicas, entre ellas, aldrín, endosulfán, venenos que producen cáncer, muerte, problemas cardiovasculares, endocrinos. Y que además, están prohibidas en todo el mundo desde la década del sesenta ”, denunció Mendoza.

“Mi casa está en medio de una zanja donde va la mugre de todo el barrio. Hay mucha baranda y bichos”, contó Daniel Fontán, vecino de Villa Inflamable, en un video para ACUMAR y agregó: “Uno de mis hijos tiene plomo en la sangre y el otro asma”. Cerca del 75% de los habitantes de la cuenca padecen una enfermedad relacionado a la contaminación. La Agencia de Cooperación Japonesa realizó un estudio en el año 2000 en el que detectaron que más de la mitad de los niños que viven en Villa Inflamable tenían la enfermedad de plomo en la sangre.

El Riachuelo tiene una extensión de 64 kilómetros y la población en riesgo ronda los cinco millones. Según la línea de Base de Basurales (Acumar), la cantidad de  basura arrojada en la cuenca de la Matanza aumentó en los últimos años afectando gravemente la calidad de vida de las personas. Hay un total de 301 sitios de residuos en la Cuenca, 162 puntos de arrojo, 118 microbasurales, 19 basurales y dos macrobasurales. Sin embargo, las autoridades de la Coordinación Ecológica Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse) ya advirtieron que en cinco años esos espacios no van a tener más capacidad, ya que se estima que cada persona produce un kilo de basura por día, que equivale a unas 18.000 toneladas de desechos, sólo en el Área Metropolitana y solamente el 13% se procesa o recicla para su reutilización.

Beatriz Mendoza, actual directora de Salud y Ambiente del Municipio de Avellaneda, comentó que Villa Inflamable es al día de hoy “un lugar complicado, con todos los derechos vulnerados y que uno ve todos los síntomas y signos de la pobreza”. También hizo hincapié a que el Estado no se encarga de los problemas de la zona y que “a partir del  el trabajo con la gente de salud de ACUMAR se ha hecho imposible porque ellos esconden datos”.

Ciclovías, ¿un recorrido placentero o inquietante?

Por Agustina Fernández Mallo, Agustina Iglesias y Micaela Graneros

Entre 2012 y 2017 se registró un aumento significativo de la cantidad de ciclistas muertos en Argentina, alcanzando un total de 187 víctimas. Las bases de datos del gobierno nacional no arrojan cifras oficiales y, si lo hacen, están desactualizadas o incompletas. Las organizaciones sociales que nuclean el bici activismo reclaman la falta de estadísticas y un deterioro en la infraestructura vial. ¿Qué sucede con las ciclovías en CABA y en el país?

Andrea Conde es legisladora porteña e integra AMPLIAR, un espacio político de unidad que busca derrotar al macrismo en la Ciudad. Ante el aumento de muertes de ciclistas, recuerda la promesa de Horacio Rodríguez Larreta de bajar un 30% los accidentes viales en ciclovías durante su gestión. “No sorprende, porque el jefe de gobierno es especialista en publicitar obras vistosas pero cuando miramos un poco más profundamente, todo se quedó en la cáscara”, critica.

Andrea Conde, legisladora porteña de Unidad Ciudadana

Conde asegura que faltan políticas públicas y campañas de concientización vial. “Las ciclovías se instalaron en miles de cuadras y ni siquiera tienen pintadas el aviso de mirar para ambos lados en las esquinas, como lo tienen en otros países. Es cotidiano ver personas que cruzan sin tener en cuenta la doble dirección. Algo que se supone que mejora la vida de los porteños y porteñas termina poniéndolos en riesgo porque no hay prevención ni recursos suficientes para controlar el tránsito de manera adecuada”. 

Asimismo, hace hincapié en la precarización de los agentes de tránsito, que salió a la luz ante la trágica muerte de Cinthia Choque. “Los agentes trabajan como monotributistas para el Gobierno y sin la protección ni los seguros que corresponden”. 

Finalmente, considera: “El Estado debería dar el ejemplo. Está claro que lo que a Larreta le interesa es adjudicar las obras, donde sus amigos tienen los negocios. Todo lo que viene después de eso ya no le importa porque no supone un negocio sino una inversión en la gente. Y lo que más indigna justamente es que los recursos para hacerlo bien existen”.


Por su parte, Néstor Sebastián, presidente de la ACU (Asociacion de Ciclistas Urbanos y licenciado de seguridad vial), explica que las reformas de ciclovías han favorecido el incremento de usuarios de bici, pero su optimización ha llegado a un tope ya que no ofrece respuestas en cuanto a la velocidad de traslado, y en algunas, como la de la calle Billinghurst, se ve colapsada por la cantidad de ciclistas. 

Nestor Sebastián, Presidente de la Asociación de Ciclistas Urbanos y Licenciado en Seguridad Vial

A su vez, asegura que las cifras oficiales de la Ciudad de Buenos Aires son “bastante acertadas” cuando se refieren a homicidios en el lugar del hecho, y adjudica la suba de muertos al aumento de obras y al de ciclistas. 

“Como en todo el mundo, las estadísticas nacionales se difunden con cierto retraso, porque hay que recolectar la información de 24 jurisdicciones de las cuales no todas están adheridas, que no tienen Observatorio de Seguridad Vial, ni calidad ni recepción de datos, o simplemente voluntad de ofrecerlas al Gobierno. Sin embargo, ese no es el principal problema para recoger información, sino que hay dudas sobre la veracidad de algunos números que envían las provincias”, afirma.  

Sebastián asevera que “los números están” y que lo que no está claro es cómo ocurren los incidentes, si se dan en plena intersección o antes de la misma. 

El presidente de la ACU hace hincapié en que la cantidad de incidentes por las ciclovías son muchísimo menores, pero no niega la inexistencia de políticas específicas referidas a los riesgos que sufren los usuarios de bici. 

“Desde la asociación proponemos un cambio de paradigma en cuanto a cómo encarar la seguridad vial de los modos vulnerables, que serían el peatón y el ciclista. Hay que poner el énfasis en las fuentes de peligro, que son las carrocerías automotores. Los automovilistas no respetan la señal de pare en la intersección. A su vez, el peatón no se inhibe ante la bicicleta porque no genera la misma sensación de peligro que la de un automotor”, analiza. 

Cuestión de números 

La base de datos de Buenos Aires Ciudad, en su sección movilidad, provee un informe sobre el volumen anual de ciclistas que circulan por distintos cruces de CABA, realizado por el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte. Este contiene más de 500 cruces, registrados desde el 2013 al 2018, en distintos horarios y distintas comunas de la ciudad. Sin embargo, el cruce de la avenida Achával Rodríguez y el Boulevard Azucena Villaflor, en el barrio de Puerto Madero, es el que menos conteos expone. A su vez, es conocido como uno de los más peligrosos de Buenos Aires debido al árbol que se ubica en medio de la intersección, próximo a la reserva ecológica, que produjo la muerte de más de cinco personas en una década. Lo llaman “el árbol de la desgracia”. La comuna 1 está compuesta por Retiro, San Nicolás, Puerto Madero, San Telmo y Montserrat y es la que recibe a un millón de personas por día; y contempla la mayor tasa de mortalidad de ciclistas. 

Desde el 2009 hasta la fecha, se construyeron 200,4 kilómetros de extensión de ciclovías. La red alcanza todas las comunas y 41 de los 48 barrios porteños. No obstante, las organizaciones sociales defensoras de los usuarios de bici reclaman que la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) publica sus estadísticas un año tarde, y que faltan datos oficiales, a pesar de que la transparencia es otra de las banderas que alza el oficialismo. 

En defensa de los derechos del ciclista

Argentina en Bici (ABI) recoge desde 2017 datos de siniestros viales con resultados fatales para usuarios de la bicicleta, que exponen públicamente para su uso y análisis. Ese mismo año se registró un pico alarmante de muertes, razón por la cual la organización envió un informe de prensa en el que aseguraba: “La violencia vial es un hecho cotidiano a tal punto que no se reflexiona en la conducta que tenemos cuando nos movemos en las calles”.

Los subtes también se vieron afectados por la crisis

Por Julieta Sielecki, Camila De Cabo y Valeria Michelesi

La crisis económica que atraviesa el país impacta con fuerza en el uso cotidiano del transporte público. El subte porteño fue uno de los que más sintió la caída en la venta de pasajes, registrando entre enero y julio de este mismo año, un retroceso del 4% en toda su red. En números precisos hubo 8.590.007 viajes menos que en el mismo período de 2018. 

La línea más afectada por la pérdida de viajes fue la E, que pasó de registrar 21.410.009 pasajeros en 2018 a 19.873.851 en el corriente año. Es decir, un 8,2% de baja. “La línea E  hace muchos años que tiene un servicio de muy mala calidad y esto ha empeorado a partir de junio cuando el Gobierno de la Ciudad decidió extender tres estaciones, aproximadamente siete kilómetros del recorrido, sin incorporar ningún tren para cubrir esa frecuencia que se ha estirado de 18 a 20 minutos”, explicó el secretario de Prensa y Comunicación AGTSyP y Metrodelegados, Quique Rositto.

Con respecto a la baja de usuarios, la línea C se ubica por detrás de la E con una pérdida del 7,2%: de 21.410.009 en los primeros cinco meses de 2018 pasó a 19.873.896 en 2019; le sigue el Premetro con una baja del 7,1%: de 497.040 paso a 461.764 pasajeros; la línea A, con un 3,6% menos, bajó de 24.478.512 a 23.598.698; y la B registró una caída del 2,8%, ya que de 34.562.067 viajes descendió a 33.611.513. Por otra parte, las líneas que mejor resistieron fueron  la D con 30 millones de usuarios y la H con alrededor de 12 millones, que con la inauguración de las estaciones Córdoba, Santa Fe y Las Heras, y además, la gran incorporación policial en todas sus estaciones hicieron que mejore notablemente el servicio .

En el siguiente gráfico se puede observar la variación de los precios del boleto del subte y la cantidad de usuarios que utilizaran este transporte, en los meses de enero, abril, julio y octubre desde el año 2010 hasta el 2019.

A su vez, como consecuencia de la baja de usuarios total, Rositto afirmó: “En un contexto de achicamiento general  de la economía es entendible que haya menos cantidad de viajes realizados porque hay menos gente con trabajo y las personas que no tienen trabajo pierden el acceso a la salud, por lo cual también viajan menos. Por otro lado, entendemos que para aquellas personas que realizan varios viajes al día  los casi $40 del subte representan a lo largo del mes un valor muy significativo”.

Es importante destacar que el constante aumento de las tarifas del subte ha registrado entre diciembre 2015 a la actualidad un incremento del 76,3%, saltando de $4,50 a $19.  “Claramente la tarifa no ha tenido ningún tipo de incidencia en mejoras de las condiciones en las que se viaja”, comentó el secretario de Prensa y Comunicación AGTSyP y Metrodelegados y agregó: “Los aumentos que se han realizado corresponden al costo de las tarifas técnicas, es decir cuanto cuesta mover los trenes, y a eso se le descuenta el monto que el Gobierno de la Ciudad decide aplicar en concepto de subsidio a la tarifa. Hasta el 2015 el subsidio era de alrededor del 65% de la tarifa técnica, actualmente está en el 30% y con intenciones anunciadas de reducirlo a menos del 20%”.

En este gráfico se puede ver la variación de los precios del peaje del subte y la cantidad de usuarios que utilizaran este transporte, desde el año 2010 hasta el 2018.

En conclusión,  durante los primeros cinco meses del año se perdieron 3,7 millones de pasajeros, comparado con el mismo período del 2018. Además, en el mes de junio, todas las líneas perdieron público con respecto al mismo mes del año anterior. Las más afectadas fueron la  C, -14,4%, la B, -13,3%, la D, -12%, la A, -11,4%, el Premetro,-10,4%, y también la H, -5%, que perdió pasajeros por primera vez en el año.


Homicidios Dolosos en Argentina (2001-2018)

Por Lucía Rennella y Michelle Bercoff

“El homicidio doloso es aquel que se produce con la intención del resultado generado. Es voluntario, es visualizar el daño que va a producirse y provocarlo hasta resultar en una muerte. La contracara a estos serían los homicidios culposos, donde los resultados son sólo consecuencias de una acción”, expone Juan Ferrer, abogado especializado en Criminalística.

Los Homicidios Dolosos registrados en toda la Argentina durante el año pasado fueron 2.362. Desde que se promulgó la Ley N° 25.266, en enero de 1999, se hace un recuento de todos los hechos criminales llevados a cabo dentro del territorio. Así, mediante el Sistema Nacional de Información Criminal (SNIC), se recopilan, gestionan y difunden públicamente los datos obtenidos.
En el informe se pueden contemplar la cantidad de homicidios a lo largo de diecisiete años: desde el 2011 hasta el 2018, siendo un total de 27.631. El número de víctimas por año oscila entre las 2.000 y las 3.500, siendo la tasa más alta de víctimas la del 2002, con un total de 3.570. La más baja fue en el 2006, con una cifra de 2.111.
La tasa más alta de víctimas a lo largo de estos diecisiete años está en Buenos Aires; son 21.941. Le sigue Santa Fe, con 5.472 y después el valor disminuye desde 2.700 para abajo. La provincia en la que menos homicidios se registran es en Tierra del Fuego, con 65. Como ya es sabido, esta diferencia abismal apunta a que no es lo mismo una provincia con 164.000 habitantes que una con 3.000.000 como lo es la Ciudad de Buenos Aires.

Loading...

Loading…

¿Pueden surgir irregularidades?
Sí, claro, pero no alteran drásticamente los resultados. Por ejemplo, sobre Salta y Mendoza solamente había información sobre la cantidad de hechos y para estimar la cantidad de víctimas se hizo un cálculo de la relación victimas/hechos, se hizo un promedio y se aplicó esta relación en los valores que faltaban. En este tipo de procedimientos, las cifras siempre se redondean. La reconstrucción de este período se realizó por las jurisdicciones subnacionales que integran el SNIC y por la Subsecretaría de Justicia y Política Criminal del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, con aportes de la Subsecretaría de Justicia y Política Criminal. Al momento de hacer una revisión exhaustiva de todo el informe se detectaron irregularidades con los datos publicados en 2014 y se tuvo que hacer una nueva consulta a las jurisdicciones. En Tucumán y Río Negro también hubo dificultades, motivo por el que los datos publicados difieren un poco de los archivos originales.

¿Qué métodos se utilizan para estimar datos?
En el caso de Córdoba, por ejemplo, en los años 2012 y 2013 la información de la que se disponía era parcial. Para hacer una estimativa de esta cifra, se usó una metodología que se llama Filtros de Kalman, algoritmo creado por Rudolf E. Kalman en 1960 que sirve para tasar valores ocultos y no medibles. A través de este método se hace una predicción del estado actual, utilizando toda la información disponible hasta el momento.

Al acceso de todos
“La Suprema Corte de la Provincia y de la Nación realiza estadísticas anuales y son de acceso público en sus respectivos sitios webs. Hay que recordar que el proceso penal es de índole pública, por lo que cualquier persona puede ver expedientes, acceder a audiencias de juicio y enterarse de sentencias”, explica Ferrer. “El estado lleva a cabo, a través del fiscal, la acción de la vindicta pública, es decir, representa al poder punitivo de la sociedad, que lo que busca es atribuir responsabilidades y luego re sociabilizar al ofensor”.

El vacío estadístico que hubo fue desde el 2008 hasta el 2013. Si bien las estadísticas se llevaban a cabo, no se hicieron públicas hasta 2016, año en el que el Poder Ejecutivo Nacional determinó la importancia de que estén al acceso de toda la ciudadanía en general. Los datos fueron reconstruidos y ahora la información está disponible para cualquier ciudadano. Se cree, según esto, que así se facilitará la toma de decisiones públicas.

“Es importante la recolección y análisis de estadísticas para intentar prever y así prevenir. Por otra parte, las estadísticas de homicidios en vínculos afectivos como lo son los femicidios siempre fueron escondidas. Femicidios hubo siempre, recién hace relativamente poco tiempo se los visibilizan”, concluye Ferrer.

Imagen relacionada

Preguntas del Test “Noviazgos sin Violencia”

Información complementaria sobre la nota “Visibilizar lo invisible: la problemática de los noviazgos violentos”

1- Cuando no están juntxs, ¿tu pareja te controla preguntándote con quién estás, dónde y qué estás haciendo mensajeándote por celular?
2- ¿Revisa los mensajes de tu celular o te pidió la contraseña de tu correo electrónico, Facebook o Instagram como “prueba de confianza”?
3- ¿Te acusa de haber sido infiel o coquetear con otrxs?
4- ¿Sentís que están permanentemente en tensión y que, hagas lo que hagas, se irrita o te culpabiliza de sus cambios de humor?
5- ¿Le molesta que hagas actividades de manera independiente, como estudiar, trabajar, visitar amigxs, ir al gimnasio o elegir quedarte solx en tu casa?
6- ¿Sentís que te alejaste o perdiste contacto con amigxs o familiares desde que estás en pareja?
7- ¿Te dice cómo tenés que vestirte o cómo debe ser tu apariencia?
8- ¿Menosprecia en público o en privado tus opiniones?
9- ¿Te dice que todo lo que hacés está mal o que no servís para nada?
10- ¿Te amenaza con lastimarse/te si no lx obedecés o si querés terminar la relación?
11- Después de un episodio violento, ¿se muestra cariñosx o atentx y promete que nunca más lo hará y todo cambiará?
12- ¿Indaga o cuestiona tus noviazgos anteriores?
13- ¿Te sentís presionadx a realizar determinadas prácticas sexuales por temor a que te deje?

“Pagar con el hambre del pueblo la deuda externa que nos impusieron la dictadura y los gobiernos posteriores es una decisión política”

Por Tomás Teicher, Candela Cebrero y Micaela Risiglione

“Un gran operativo de circo electoral y freno de la protesta social es lo que se montó con la sesión destinada al tratamiento de la Emergencia Alimentaria”, declaró Mónica Schlotthauer, diputada Nacional por el Frente de Izquierda y la única en abstenerse durante la votación de la emergencia alimentaria el pasado 12 de septiembre. La diputada agregó: “¿Qué les ofrecieron con esto? 15 pesos para los pibes de los comedores. 15 pesos. Un tercio de lo que vale un litro de leche”. Schlotthauer sostuvo que en Argentina “hay plata pero se destina al pago de la usura de la deuda externa y los beneficios de las multinacionales”, por lo que decidió no avalar con su voto que “por una ventanilla den un vuelto y por la otra roben el país entero”.

Durante las primeras semanas de septiembre, movilizaciones encabezadas por ATE y los sindicatos que integran la CTA Autónoma pusieron a la vista la necesidad de prorrogar hasta 2022 la Ley de Emergencia Alimentaria sancionada en 2016 y con vencimiento en diciembre de este año. Esta herramienta permitiría “garantizar el derecho a la alimentación y la seguridad alimentaria y nutricional de la población”. Al momento de la votación, la diputada decidió abstenerse y el proyecto terminó aprobándose con un total de 222 votos a favor y ninguno en contra.

Desde el partido que integra Schlotthauer afirmaron que en nuestro país hay comida suficiente para alimentar a 400 millones de personas, pero es responsabilidad de este gobierno y los anteriores “haber gobernado para los de arriba”. En este sentido, la diputada remarcó: “Pagar con el hambre del pueblo la deuda externa ilegítima y fraudulenta que nos impusieron la dictadura genocida y los gobiernos posteriores es una decisión política que comparten a ambos lados de la supuesta grieta”. Es por esta razón que las tres bancas del Frente de Izquierda en el Congreso se negaron “a participar de la farsa”, argumentando que tanto el oficialismo como el peronismo consideran que con un “diálogo maduro” entre partidos patronales se pueden solucionar los problemas, una premisa con la que no concuerdan.

Con respecto a las movilizaciones, Schlotthauer señaló que desde Cambiemos se habla de unidad y pacto social “a los palazos y marche preso”. Aseguró, además, que “toda esa política represiva, que es llevada adelante por el gobierno nacional y los gobiernos provinciales, tiene como objetivo facilitar el avance del ajuste y las reformas laboral y jubilatoria que pide el FMI”.

¿Cuál es la solución que plantea el FIT? Para empezar, Schlotthauer, en representación de su partido, expresó que se requiere la implementación inmediata del 82% móvil del salario en actividad; aumento de los planes sociales; prohibición de despidos y suspensiones; precios máximos a los productos de la canasta familiar y plata para abastecer de comida a todos los comedores escolares, merenderos y escuelas. Para que esto sea posible, “es necesaria la ruptura con el FMI y la suspensión inmediata de los pagos de la deuda externa para volcar ese dinero a salario, trabajo, educación, vivienda y salud”.

Según los trabajadores de ATE y el Indec, “para superar el nivel de pobreza ninguna familia debería ganar menos de 48.000 pesos”. Analizando los datos difundidos por el Ministerio de Hacienda, un trabajador bonaerense que percibe el salario mínimo debe destinar el 82,67% de sus ingresos para acceder a la canasta básica. Además, según el último informe del Indec correspondiente al primer semestre de 2019, el 35,4% de los argentinos no puede cubrir estos gastos, lo que representa un total de 16 millones de personas viviendo por debajo de la línea de pobreza.

Visibilizar lo invisible: la problemática de los noviazgos violentos

Por: Victoria Melconian, Sofía Mantovano y Camila Pibouleau

El programa “Noviazgos Sin Violencia” del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires tiene por objetivo brindar asistencia, orientación y acompañamiento a adolescentes que viven o vivieron situaciones de violencia de cualquier tipo por parte de sus parejas, además de ofrecer atención a las familias de las víctimas de violencia.

Mediante un test online, que forma parte del programa, se pudo averiguar que el 50% de los encuestados, tiene un noviazgo que podría ser violento teniendo en cuenta que el 83,43% son mujeres y el 16,06% hombres.

Mariana Duro Artola, licenciada en psicología y coordinadora del programa, asegura que, mediante este proyecto, “se busca que los y las adolescentes puedan encontrar señales de alerta en las relaciones para que en un futuro no se torne violenta”. Además agrega que, hoy en día y a pesar de las acciones del movimiento de mujeres , no se toma conciencia de la gravedad de los celos ya que todavía “están muy ligados con el cuidado”, lo que a su juicio resulta “alertante”.

Por medio de trece preguntas simples y concretas, que apuntan a mecanismos de control, dominación, humillación y descalificación presentes en la relación, se permite identificar si la relación de la pareja presenta indicios de violencia: “¿Te amenaza con lastimarse/te si no lx obedecés o si querés terminar la relación?; Después de un episodio violento, ¿se muestra cariñosx o atentx y promete que nunca más lo hará y todo cambiará?; ¿Te sentís presionadx a realizar determinadas prácticas sexuales por temor a que te deje?”, entre otras.

Ver preguntas del test Noviazgos sin violencia.

El gráfico se realizó sobre una base de 5676 jóvenes-adultos entre 15 y 45 años mediante una planilla obtenida de la base de datos públicos del Gobierno de la Ciudad. El resultado arroja que el 20,51% de las respuestas fueron contestadas con la opción “siempre”. Al respecto, la licenciada aclaró que no siempre las personas que acceden al test son conscientes de la relación que están viviendo.

Ver preguntas del test Noviazgos sin violencia.

El gráfico anterior muestra que un 30,32% de los encuestados respondieron con la opción “A veces”. Es decir, si se suman ambos porcentajes se puede obtener que el 50% de las respuestas corresponden a que por lo menos una vez estuvieron sometidos a situaciones de violencia, psicológica, física o simbólica, por parte de sus parejas. En cuanto al porcentaje restante, no manifestaron haber pasado por este tipo de situaciones.

Si se analizan los datos de la planilla se puede observar cómo una vez que la/el encuestada/o utiliza la opción A o B, éstas se repiten en por lo menos alguna otra respuesta.

En caso de que la conclusión del cuestionario sea una relación violenta o con algunos signos de ella, el programa recomienda pedir ayuda profesional: “la Ciudad dispone de la línea 0800–666-8537 que atiende las 24 horas, los 365 días del año. También se puede enviar un correo electrónico al programa de “Noviazgos Sin Violencia” a través de areaviolenciadgmuj@buenosaires.gob.ar.”