¿Qué hay detrás del ego de Napoleón Bonaparte?

Por Matías Malaisi

Litografía de Napoleón Bonaparte por Franz Eybl

En La Terminal (2004), película en la que Tom Hanks es protagonista, la existencia de Napoleón Bonaparte no pasa desapercibida. En una escena se lo menciona y se hace énfasis en el ego que poseía este personaje de la Historia Universal, y narra que era tal el grado de fuerza sobrehumana que creía tener, que al consumir seis veces la dosis de cianuro necesaria para matar a un ser humano, su estómago lo rechaza y logra salvarlo.

Es cierto que militar francés (nacido en la isla de Córcega, Francia, el 15 de agosto de 1769) tenía una vigorosa personalidad y ya desde joven la exteriorizaba. Cuenta la Historia que cuando asistía a la Escuela Militar sus compañeros eran de familias aristócratas mientras que él era casi un estropajo y hablaba francés con un acento muy distinto al resto. Esta diferencia hizo que sus pares le hicieran bromas, pero el carácter del corso no se “andaba con chiquitas” e imponía respeto.

Ni hablar cuando se autoproclamó Emperador de toda Francia en 1804, y durante la coronación en el Notre Dame -normalmente realizada por alguien del clero- el Papa Pío VII no tuvo otra actitud más que quedarse de brazos cruzados y mirar cómo Napoleón se colocaba solito la corona, y luego repitió la acción pero con su amada Josefina. Este gesto reflejó que dentro de las cabezas, o al menos en la de de Bonaparte, no había nadie en la faz de la tierra tan poderoso como él.

Por otro lado este hombre, al cual se lo conoce erróneamente por ser de estatura baja (ya que medía 169 centímetros, pero en el siglo XII se la consideraba promedio), tenía una sed insaciable de expansión territorial. Entre sus logros más importantes están la fundación e integración del Imperio de Francia, que se extendía en lo que hoy es ese país junto a Bélgica, Países Bajos, Croacia, una gran parte de Italia y algunos regiones de Alemania. Como si eso fuera poco, también logró que otros estados vecinos dependieran de sus órdenes, entre ellos el de España, el Ducado de Varsovia (actual Polonia) y la Confederación Helvética (Suiza).

Pero a partir de una serie de derrotas en 1912 que  fueron consumiéndolo y tras la batalla de Waterloo en 1915 cuando los británicos lo encarcelaron en la isla de Santa Elena; muchas teorías parecidas a la que cuenta la película mencionada al principio, deambulan libremente por los libros de historia.

Hay quienes creen que Bonaparte era un gran amante del vino, el cual en aquella época se lo fermentaba en toneles secados con arsénico, entonces de tanto beber se intoxicó con esa sustancia. Otras bocas en cambio, cuentan que el militar solía colorearse el cabello con tinturas que contenían ese químico, poco a poco se le fue colando por la cabeza hasta matarlo.

Más allá de esas hipótesis, la verdadera causa de su muerte fue descubierta por científicos suizos en 2005, quienes analizaron doce pantalones que usó el militar entre 1800 y 1821 -año en que falleció- llegaron a la conclusión de que fue a raíz de un cáncer gástrico. Entonces, muy en contra a lo que muestra Hollywood, ni su ego ni mucho menos su estómago lograron salvarle la vida a Napoleón Bonaparte.

Antonio Berni, una vida entre el lienzo y la realidad

Por Belén Romano

De joven ganó una beca y realizó un viaje de estudios a Europa lo cual lo llevó a perderse entre las calles de Toledo, Sevilla, Madrid…Vivió los locos años 20 en París, la cuna del arte donde nuevos artistas y movimientos vanguardistas surgieron a través de jóvenes prometedores como Picasso, Miró, Matisse. Allí Berni se inició en las técnicas de grabado y collage y los estilos Fauvismo y Surrealismo que conformarían su futura obra.

El rosarino volvió a su país natal en la década de 1930, en plena crisis mundial. Vio a una Argentina desocupada donde hombres y mujeres hacían las colas frente a la olla popular en el puerto. Tras haber vivido años intelectuales en París chocó con la cruda realidad y comenzó su actividad política. Se afilió al partido comunista y fundó el grupo Nuevo Realismo, desde el cual se llevaron a cabo proyectos artísticos con una fuerte intención política que convertían lo cotidiano en objeto de la obra de arte.

Durante esos años viajó por todo el país para conocer en primera persona la realidad social que cubría cada rincón de la Argentina. En 1936 se asentó en Buenos Aires y mientras desarrollaba su labor creativa, dio clases de dibujo en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Durante ese tiempo también fue nombrado presidente de la Sociedad Argentina de Artistas Plásticos, institución de la cual siempre formó parte.

Entre sus obras destacadas, se encuentra el mural que realizó en conjunto con su amigo Spilimbergo, maestro del arte argentino, y el muralista mexicano David Alfaro Siqueiros. “Mural Botana” se llamó la obra que hicieronen 1933; “Manifestación”, es otra de sus obras más conocidas y un ejemplo ilustrativo de los “murales portátiles” pues el artista buscaba que sus murales alcanzaran una amplia visibilidad pública y para ello utilizó como soporte el caballete. Los manifestantes pidiendo pan y trabajo ofrecen un aspecto imponente, tal que pareciera queestán por sobresalir de la pintura hecha sobre tela de arpillera.

“Mural Botana”, 1933
“Manifestación” , 1934

En la década del 50 adoptó un estilo expresionista, de tintes dramáticos que se vio reflejada en una serie de retratos que hizo de su mujer y su hija Lili, y desembocó en la serie de paisajes urbanos en los que desaparecía la figura humana. En los años 60, fuertemente influido por el Pop Art y el realismo social, creó dos personajes: Juanito Laguna y Ramona Montiel. Ambos representan la realidad más repugnante de una gran ciudad, Buenos Aires. Esta serie de pinturas refleja a través de un ojo crítico y gran agudeza de observación episodios del día a día de estos personajes. La técnica predominante fue el collage tanto con materiales desechados (latas, plásticos, maderas, telas, etc.) como fotomontaje.

En los años 70 realizó trabajos decorativos y escenográficos, e ilustraciones y colaboraciones con revistas tanto nacionales como internacionales. Y continuó creando personajes que daban vida a sus series populares de pinturas. Entre ellos La difunta Correa, que llegó a convertirse en un mito popular.

“La difunta Correa”, 1971-1976

En sus últimos años realizó una serie de esculturas. Falleció a los 76 en Buenos Aires. Dejando un legado artístico plagado de historia, conciencia social, mensajes ocultos y, lo más importante, mucha pasión y dedicación.

Un recorrido por algunas de las obras del artista

“El arte es una respuesta a la vida. Ser artista es emprender una manera riesgosa de vivir, es adoptar una de las mayores formas de libertad, es no hacer concesiones. En cuanto a la pintura, es una forma de amor, de transmitir los años en arte.”- Antonio Berni, días antes de su muerte.

Liliana Viola: “De un día para otro, me convertí en la dueña de Migré”

Por Nicolás Zambon

“Migré: El maestro de las telenovelas que revolucionó la educación sentimental de un país” es un libro que relata la historia de Alberto Migré, autor y productor de televisión entre los años 60 y los 2000. Escrito por Liliana Viola, periodista y editora del suplemento SOY del diario Página/12, fue publicado en diciembre del año pasado por la editorial Penguin Random House y censurado y sacado de circulación desde fines de febrero.

Al respecto, la escritora brindó una charla para alumnos de segundo año de la escuela de periodismo TEA y DeporTEA. Fue llevada a cabo en el microcine de la institución, ubicada en Lavalle 2083, en el barrio porteño de Balvanera.

Para comenzar, Viola explicó las trabas que tuvo para crear este libro: “El primer problema con el que me encontré fue que yo había elegido un objeto, que es Alberto Migré, que, si bien para las generaciones actuales es un perfecto desconocido, para la gente que tiene de 45 años para arriba es un personaje muy importante y muy asociado a su estado sentimental, al amor, a las costumbres familiares, la televisión, etc. Pero es un personaje muerto, en todo sentido. Estuve mucho tiempo para decidir qué tipo de biografía hacer. La segunda traba fueron las entrevistas. Se las hice a todas las actrices, actores, productores y fanáticas que trabajaron con él o lo admiraron y ahí me encontré con que era muy tímida”. La periodista contó también que tuvo que contratar a una asistente, que es la redactora del suplemento Soy, Dolores Curia, que “es muy joven y tampoco sabe nada de Migré”. De las setenta entrevistas, cincuenta las hizo ella. Según la escritora, “el tercer problema fue que la gente decía siempre lo mismo. Tenían un solo relato de su vida. Parecía que tenían un guion. Y el cuarto inconveniente fue que quería mirar las novelas, pero ya no existen. De los setecientos guiones que tiene registrados, solo quedaron tres o cuatro telenovelas, de las cuales dos son muy importantes. Encontró al heredero de Migré, Víctor Agú, que tiene todos sus libretos, y muy generosamente, la dejó leer todo”.

Repaso de la carrera de Migré.

Sobre qué enfoque decidió darle, Viola respondió que “eligió trabajar el tema del secreto, en parte porque la telenovela de Migré lo trabaja”. Acerca de la censura que sufrió su libro, la editora dijo: “Se produjo por parte de Agú porque dio varias entrevistas y no se dio cuenta de que no podía dar la verdadera razón de la censura, que era que no quería que yo hablara de la homosexualidad de Migré, hizo referencia a que yo en una línea me referí a un novio de Migré, y eso le había molestado”.

Afiche de “Rolando Rivas, taxista”, de Alberto Migré.

“Pasé de ser espectadora, siendo niña, de las telenovelas de Migré, pero ni siquiera soy una fanática. Y de alguna manera, me convertí en la dueña de Migré, de un día para el otro”, comentó la entrevistada para cerrar.

Ayrton Senna, prócer del automovilismo mundial

Senna sentado en su vehículo antes de salir a pista

Fue un gigante mundial, admirado hasta por sus enemigos (si es que los tenía), fue idolatrado por todo el mundo, fue el escudo del deporte motor por muchos años (y lo seguirá siendo), pero hay algo que jamás pudo: ser igualado. Aunque no era un factor que dependía de él, sus logros dejaron una huella en el automovilismo que aún es ejemplo de los más grandes. Michael Schumacher fue una gran sombra y supo cosechar campeonatos y fanáticos a lo largo de toda su carrera deportiva, pero no logró ser más que Ayrton Senna. Lewis Hamilton aún intenta superar estadísticamente al brasileño, pero pareciera ser que ni los números lograrán superponer al  astro británico por sobre el piloto latinoamericano que dejó el mundo en 1994 haciendo lo que dejaba al los fierreros atónitos como nada en un autódromo. Con un estilo aguerrido, veloz e inteligente, Senna conquistó 41 Grandes Premios y levantó en 3 oportunidades la corona máxima de la F1. Aunque las estadísticas no sean del todo gruesas, la manera en la que logró el éxito le daba más prestigio. Su comportamiento en pista dejaba plasmada su calidad como piloto, y debajo del auto también tenía una manera de actuar muy particular (aunque algo tímido), fue por eso que supo conquistar el corazón de muchos en todo el mundo, inclusive el de la cantante Xuxa, con quien estuvo dos años de novio, hasta 1990.

Senna y Prost en un podio. Máximos rivales

Tanto peso tenía su presencia en cada país al que la F1 visitaba, que muchos de los fanáticos concurrían a los autódromos para ver al brasileño en las pistas. Lo que sucedía con el resto de los pilotos poco importaba.

Vivió hasta los 34 años luego de un accidente en Imola, circuito al que la F1 dejó de visitar por tal motivo. De hecho la curva donde este fatídico suceso fue suprimida.

El accidente fatal de Ayrton Senna

Un hombre muy religioso, al punto de leer partes de la Biblia antes de salir de su motorhome antes de cada carrera. Un piloto con sus rutinas muy marcadas e inamovibles, excepto el día de su muerte. Solía dar dos giros previos a cada competencia, pero en el gran premio de Imola no dio dos, sino tres vueltas. Era la primera vez que rompía con su propia palabra. Recordado por la gloria, Ayrton Senna fue y será recordado como la gloria máxima del automovilismo mundial, aunque ya no esté, su pasado lo condena a no morir jamás.

La censura del libro ¨Migré¨

Por Paloma Catalá

Liliana Viola, la autora del libro ¨Migré¨, tuvo que dar de baja la circulación de la biografía, debido a que violaba los derechos de autor, ¨El heredero de Migŕe me prohibió publicar el libro¨, esas fueron las palabras de la escritora, durante la entrevista de los alumnos de Tea y Deportea.

Luego de buscar información, investigar diarios, revistas y entrevistar a personas allegados al actor, Viola publicó ¨Migre¨ en 2017 , pero mas allá de ser el maestro de las telenovelas y un personaje publico y totalmente reconocido, la escritora se enfocó en investigar sobre su vida sentimental y recabar un poco más hondo, para contar algo diferente y no solamente hacerle un homenaje escrito.

Víctor Agu, el heredero universal de Alberto Migré, en 2018 luego de un juicio, logró que deje de estar en circulación el libro. Las causas fueron que el texto se metía en la vida intima del actor, y que citaba escritos sin una autorización, cuando solamente se podían escribir 1000 palabras, en total, de todas las obras, y eso no se cumplía.

Viola entrevistó a varias personas allegadas al actor y pudo recabar información acerca de su vida actoral y también acerca del ¨Lado B¨, lo que nadie sabia, la intimidad de Migŕe. Él comienzo de su carrera fue a principios de los años 60 hasta el 2000, a él se lo conocía como el ¨buen mozo¨ de todas las telenovelas de la época, pero poca gente sabía que tenia relaciones ocultas con hombres.

¨Entrevisté al ex novio de Migŕe y me pidió que no diga su nombre¨ dijo LIliana, en la entrevista. Luego de que el heredero censure el libro, el ex novio del actor le autorizó a Viola que diga su nombre, él era Daniel Lemes, y fue entrevistado como un amigo del artista pero después admitió ser el novio, no quería que se hablará de la vida intima de Migré, pero mucho menos que se censure un libro que mostraba la sexualidad de Alberto.

Luego de idas y venidas con Agu, la autora y él llegaron a un acuerdo, en el cual el libro salía de circulación por 5 meses,solamente, pero él ganaba una gran suma de dinero.

La decisión de escribir una biografía del actor, fue totalmente casual, la autora pasó de ser una expectadora niña de sus novelas a adueñarse del personaje. ¨La gente dice siempre lo mismo, había que sacarle el chip y tratar de cambiar el relato repetido¨, comentó Viola, haciendo referencia a que fue complicado entrevistar a conocidos de Migŕe y que cada uno pueda contar realmente quien era.

¨Es una pena que el libro haya salido de circulación¨, agregó Liliana. Un texto que relata paso a paso la vida del actor, desde su comienzo en las telenovelas, el descubrimiento de su sexualidad y las entrevistas con sus fans y conocidos.

¨Migŕe mezclaba ficción con realidad, hizo muchísimos éxitos sin saber cómo¨, las declaraciones de los conocidos decían que el actor llevaba todo lo que sucedía en el mundo real a la ficción y de ese modo fue que el publico creó un vinculo tan fuerte con él.

Liliana Viola, escritora del libro ¨Migŕe¨ y apasionada por la vida del actor, cuenta como fue la transición de censura de su propio libro, de los altos y bajos y el no poder mostrar una biografía del maestro de las telenovelas por un pedido, un tanto ridículo, del heredero de Alberto Migré.

Audrey Hepburn: un legado de la moda, la actuación y la ayuda humanitaria

Por Lucia Benedito

Su belleza y sencillez es lo que caracterizaba a Audrey Kathleen Ruston, más conocida como Audrey Hepburn. Sus escenas desayunando en Tiffany’s sosteniendo un croissant y un café con sus manos y brazos cubiertos por unos elegantísimos guantes negros de seda son sin dudas uno de los mejores recuerdos que tiene la gente sobre la actriz y bailarina.

Audrey Hepburn (1956)

Nacida en Bruselas el 4 de mayo de 1929, Hepburn vivió una vida complicada durante la segunda guerra mundial. Ella estudiaba danza clásica en una escuela privada, pero tuvo que dejarlo ya que comenzó a perder demasiado peso debido a la falta de alimentos, llegando así a padecer anorexia. Allí fue cuando comenzó a dedicarse a la actuación.

Audrey ya participaba en obras teatrales como Gigi, pero lo que la hizo saltar al estrellato fue, sin dudas, su papel en “Vacaciones en Roma”. Al finalizar la grabación de la película, Hepburn regresó a Los Ángeles para continuar con la obra. Debido al contrato con Paramount, tenía permitido un periodo de 12 meses entre película y película para poder dedicarse de lleno al teatro.

Durante 1967 protagonizó Dos en la carretera, en 1966, Cómo robar un millón, Una cara con ángel, My Fair Lady, en 1964, el famoso musical que se considera el papel de su carrera, la Holly Golightly de Breakfast at Tiffany’s, en 1961. Pero para la actriz, su mejor papel fue, sin duda, el de la hermana Lucas en Historia de una monja. Ese papel, el conocer a su protagonista real, las similitudes, hizo que Hepburn recapacitara mucho y se entregara más a sus labores humanitarias.

En 1954 Audrey Hepburn conoció en Hollywood a Mel Ferrer, actor que se encontraba en crecimiento. El 25 de septiembre de ese mismo año contrajo matrimonio con el actor y el 17 de julio de 1960 nació su hijo Sean. Ocho años más tarde, en noviembre de 1968, Audrey Hepburn y Mel Ferrer se divorciaron. Volvió a casarse en enero de 1969; esta vez con el psiquiatra italiano, Andrea Dotti, del cual nacería su hijo Luca Andrea el 8 de febrero de 1970. Pero pronto le llegarían los problemas a Audrey, y en 1976, se volvió a divorciar, tras constantes infidelidades por parte del psiquiatra.

Audrey Hepburn junto a Mel Ferrer

Aunque había decidido alejarse del cine, todavía frecuentaba los sets de filmación. Tanto que en uno de ellos conoció al actor holandés Bob Wolders, su único fiel amor, según Audrey, quien en una entrevista declaró: “Él me hizo vivir de nuevo, darme cuenta de que no todo se había terminado para mí”.

En 1988 fue nombrada embajadora de UNICEF; su humanitaria solidaridad por los niños pobres, desnutridos y huérfanos,  marcó sus últimos años de vida. Los viajes a Sudán, El Salvador, Guatemala, Honduras y Vietnam fueron ocupando su agenda. Viajó a Somalía poco antes de que se le declarara cáncer de colon que le obligó a abandonar toda su actividad humanitaria.

Finalmente, el 24 de enero de 1993, sus dos hijos Sean y Luca, junto a sus ex maridos y su última pareja, Bob Wolders, despidieron a Audrey Hepburn en un funeral en el pueblito Tolochenaz ubicado en Suiza donde había decidido vivir, luego de retirarse de la actuación.

Es hasta el día de hoy que Audrey Hepburn es recordada como una de las mejores actrices de Hollywood y como un icono de la moda, aunque ella nunca utilizó etiquetas, salvo Givenchy, con quienes había creado su perfume.

La cuenta pendiente entre el gobierno y el terrorismo: la causa AMIA

Por Tomás Teicher

La ley Antiterrorista argentina fue sancionada en 2007 y modificada en 2011; lo que la impulsó no fue un acto terrorista en la Argentina, porque si ese hubiera sido el caso, la hubiesen sancionado 13 años atrás.

El mundo se conmocionó el 9 de septiembre de 2001 con el atentado a las Torres Gemelas en Estados Unidos y desde ese entonces a nivel internacional se instauraron organizaciones y medidas específicas contra el nuevo enemigo: el Terrorismo. Sin embargo, los argentinos suelen olvidar que en nuestro país hubo dos grandes atentados, años antes a las torres: a la Embajada de Israel, en 1992, y a la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina), en 1994.

Ambos atentados marcaron fuertemente el gobierno de Carlos Saúl Menem, ya que en él recaía la responsabilidad de que la guerra de Medio Oriente se trasladara a la Argentina y, por lo tanto, de encontrar a los responsables. “Los argentinos aflojamos un poco el tema de la seguridad porque no estamos acostumbrados a este tipo de terrorismo”, sentenció para Clarín en 1994, al día siguiente al atentado de la AMIA.

Noticiero ATC instantes después del atentado a la Amia en Pasteur 633

Para Menem ese fue el momento para “sacar del cajón” dos proyectos que intentaba impulsar hace ya unos años: la instalación de la pena de muerte y la creación de la Secretaría de Protección a la Comunidad, llamada vulgarmente la Supersecretaría de Seguridad. En julio de ese mismo año, expresó para La Razón: “cuando nosotros pretendimos crear esa secretaría se habló de un gobierno totalitario, antidemocrático y ahora que se da este tipo de acontecimiento, preguntan dónde está la seguridad”.

Ya en el primer acto de repudio al atentado de la AMIA, el 21 de julio de 1994, “el turco” recibió silbidos por parte de la multitud y nunca más volvió a asistir a un acto en conmemoración a la AMIA.

¿Hizo algo al respecto el gobierno de Menem para intentar proteger a la comunidad judía tras dos terribles atentados?

Según Ana Weinsten, directora del Centro de Documentación e Información sobre judaísmo argentino en AMIA, “Por definición de policía de la Ciudad de Buenos Aires, a los 2/3 días pusieron barriles delante de la puerta como medida provisoria de seguridad. Y agregó: “Otras instituciones judías comenzaron a pensar en algún tipo de valla para que se dificultase cualquier intención de acercarse o subirse a la vereda”.  

Weinstein, que es una de las sobrevivientes al atentado, opina que para ella ningún gobierno en particular hizo grandes avances con la causa de AMIA y contra el terrorismo y que “todos los presidentes se comprometieron en su inicio diciendo que van a esclarecer todo y que van a poner su mayor esfuerzo, pero estos 25 años de cambios de gobierno han demostrado que no lo han hecho”.

Testimonio de vida de Ana Weinstein, sobreviviente del atentado. Parte de un documental hecho por AMIA.

Y esto efectivamente es así, Néstor Kirchner en 2003, en el noveno aniversario del atentado, prometió que “el ataque no quedará impune” y calificó al atentado como una “asignatura pendiente, vergonzosa y dolorosa”. Él fue quien abrió los archivos de la SIDE (Secretaría de Inteligencia) y así hizo avanzar la causa.

En ese mismo acto, el titular de la AMIA de ese momento, Abraham Kaul, reconoció la actitud del presidente de mostrar señales de que realmente se estaba haciendo algo al respecto y señaló la falta de acción por parte de Menem, De la Rúa y Duhalde.

Recién con Cristina Kirchner se avanzó en la mencionada Ley Antiterrorista que intentaba proteger a la Argentina del terrorismo e intentar dar más seguridad a las instituciones judías.

Ahora, con el gobierno de Macri, la actual Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, afirmó que desde que Cambiemos está en el poder hay un sistema de Interpol que permite saber las alertas de todas las personas que tienen vínculos con el terrorismo. Lo cual genera contradicción con la sospechosa entrada por la aduana aeroportuaria de dos iraníes con dos documentos israelíes falsificados.

Weinsten entiende que las medidas actuales eran impensadas 20 años atrás y piensa que “hay que reconocer que la tecnología ha avanzado poderosamente, por lo tanto, quizás, en la época de los atentados, esas personas podrían haber sido ubicadas a las pocas horas, pero es imposible saberlo”.

Ella y toda la comunidad judía siguen pidiendo justicia.

El adiós a un actor popular

Por: Micaela Graneros

Tuvo una extensa trayectoria en cine y televisión, participó en infinidad de filmes y obras pero su popularidad creció con “Bañeros”. El actor y comediante Emilio Roberto Parada, mejor conocido como Emilio Disi, tomó el apellido Disi al encontrarlo en la guía telefónica, para diferenciarse de su hermano Pepe Parada, quien fue un reconocido manager de actores.

Imagen relacionada
Emilio Disi, falleció a los 75 años de edad

Su carrera artística  siempre estuvo enfocada  a la comedia, fue un gran referente del teatro de verano para protagonizar temporadas en Mar del Plata como en Villa Carlos Paz, y durante 20 años acompañó a Susana Giménez en los famosos sketch del programa, donde siempre hizo de pareja con la gran diva argentina. Entre los elencos que encabezó, se encuentran “Los hijos de López” (1980), “Stress” (1988), junto a Juan Carlos Thorry y Dorys del Valle. Hizo grandes participaciones como “Brigada Cola” en la década de los ´90, que fue una serie orientada para la juventud, y también fue parte de “Los bañeros más locos del mundo”,  que marcó la vida de una generación junto a Gino Renni, Berugo Carámbula y Guillermo Francella, y luego de tanto éxito, en la década del 2000 hubo una nueva secuencia pero esta vez con Pachu Peña y Pablo Granados. El actor popular Dejó atrás una gran cantidad de personajes y trabajos donde marcó el oficio del actor.

Resultado de imagen para emilio disi
Protagonizó numerosos personajes y encabezó grandes elencos

   Disi dejó atrás una gran cantidad de personajes y trabajos en donde la risa fue un elemento clave. Fue un actor con mucho oficio, donde tras una vida llena de éxitos, con 75 años su salud se  fue deteriorando por su adicción al cigarrillo. En el marco de un chequeo médico por una neumonía, los médicos le detectaron un cáncer de pulmón muy avanzado y muy difícil de curar pese a los nuevos tratamientos avanzados que hay hoy en día. El cigarrillo fue su letal enemigo, y la principal causa de su muerte, que eso lo condenó luego a un cáncer. Tras varias sesiones de quimioterapia, la enfermedad se lo llevó.

Fuente: Youtube

    En el programa de Susana Giménez, que marcó parte de la trayectoria de Disi, el actor en vivo y en directo confesó que padecía de un tumor maligno, y  que había bajado 14 kilos por el tratamiento que atravesaba. Tiempo después Disi hizo un vídeo donde mostró su preocupación por los 254 despidos del Instituto Nacional de Tecnología industrial, y miles de usuarios notaron su deterioro físico. El gran actor argentino estuvo internado en el Instituto Fleming hasta el día de su muerte. Miles de actores argentinos lloraron su ausencia, y en Villa Carlos Paz, la ciudad cordobesa, fue uno de los lugares donde más se lo extrañó ya que fue un impulsor ahí del teatro de verano.

Fama, dinero, excesos y un sueño

Por Manuel van Gelderen

“¡MAIAMEEEEEEE!”, imposible no asociar esta frase con Ricardo Fort. Heredero de la fortuna chocolatera de FelFort, Ricardo supo imponer su nombre en la farándula argentina. Polémico, extravagante, arrogante, egocéntrico, básicamente todo una estrella. A Pesar de ser muy criticado por mostrar su fortuna, Fort nunca pareció verse afectado por eso, sino por el contrario, mostraba cada vez más. Se auto generó un reality show donde mostró sus incontables viajes donde invitaba a un séquito de amigos que lo seguían a todos lados, mostraba sus distintas propiedades e incluso se paseaba por las calles de Buenos Aires arriba de su Rolls Royce que compró 0Km valuado en 600 mil dólares. Sin embargo ni toda la plata que ostentaba lo pudo salvar de una vida llena de excesos.

Heredero de una de las empresas más importantes del país, el magnate millonario nunca pareció interesarle el negocio familiar, a diferencia de sus hermanos, Jorge, Eduardo, Nicolás y Joaquín, a Ricky siempre le fascinó el mundo artístico, lo que le trajo varios conflictos con su padre, Carlos, quien no veía con buenos ojos los gustos de su hijo. Es evidente que Ricardo heredó su curiosidad artística gracias a su madre Marta Campa, quien era cantante lírica y fue la persona que acompañó más a Fort durante su vida. Esta difícil relación con su padre hizo que él con tan solo 18 años de edad, vaya a buscar suerte a Miami, donde vivió y buscó impulsar su carrera artística. El 2007 fue un año que definitivamente fue un antes y un después, su padre, Carlos Fort murió. Esto no solo significó una enorme herencia que recae sobre él, sino que también fue una liberación. Aquella persona que desaprobaba sus gustos artísticos ya no estaba y fue el impulso que necesitaba para lanzarse al mundo de la farándula.

Imagen publicada por Ricardo Fort en su cuenta de twitter el 8 de julio del 2013

Es así como en el año 2009 se lanzó Reality Fort. Este programa fue sin dudas el salto a la fama de Ricardo. Era una vidriera para que Él pueda mostrar su vida llena de excesos, excentricidades y donde el centro de atención no se desviaba un segundo de su persona. A pesar de ser un reality muy criticado, logró el objetivo que tenía, hacer que absolutamente todos hablen de él. Como suele decirse en el mundo del marketing, la mala publicidad no existe y esta no era la excepción. Le llovían críticas a diario, la gente lo criticaba por mostrar sus lujos en un país donde la pobreza está en primera plana y los programas mediáticos no paraban de invitarlo a dar entrevistas. Todos sabían lo que era Ricardo,siempre con una modelo como novia, y su sexualidad tema de debate constante, una nota con el les daba el material necesario para una semana de programas.

Así fue como llegó a lo más alto. Después de mucho trabajo, Fort logró ser el centro del programa más visto de la televisión argentina, Showmatch. Logró ganar algo que muchos famosos quieren, ganar el Bailando Por un Sueño y dos años más tarde se convirtió en jurado del certamen. Como si fuese una vida de película, Ricardo por fin logró lo que siempre soñó, ser una de las figuras televisivas número uno del momento a tal punto que pudo admitir públicamente su bisexualidad, tema que trato de ocultar durante mucho tiempo, seguramente por el miedo de la mirada de su padre.

Los 5 mejores momentos de Ricardo Fort en cámara.

Nada parecía detener el crecimiento constante de Ricardo Fort, o al menos eso se suponía. Cuando su vida ya parecía por fin marchar sobre ruedas, su pasado de excesos volvió a tocarle la puerta. Es así como el 21 de noviembre de 2013, Fort es internado en el Sanatorio La Trinidad debido a una fractura femoral sufrida días atrás. Lo que parecía una intervención sencilla, terminó el 25 de noviembre cuando debido a una hemorragia estomacal, Ricardo Fort perdió la vida. Mucho se dice de aquella internación y una es que su consumo constante de anabólicos y alcohol derivaron en un falla estomacal. Esta lamentable noticia terminó de cumplir uno de los sueños que Él tenía, ser la tapa de todos los diarios y revistas del país, lastima que no fue por una noticia que él hubiese querido.

Julio Sosa, “El Varón del Tango”

Por Julián Alvez

A mitad de los años 50, el tango pasaba por un momento “poco feliz”. El surgimiento de la “nueva ola musical”, comandada por el twist, parecía sentenciar un género que había marcado, junto a la milonga, toda una ciudad durante varias décadas. Durante ese tiempo, Julio Sosa fue uno de los pocos que contrarrestó esa tendencia y supo convocar multitudes. Con un vasto repertorio de éxitos y una cadencia de voz falta de ternura que lo hacían muy particular, quedó plasmado en el imaginario popular como una de las más reconocibles e insoslayables figuras de la historia del tango.

Julio María Sosa Venturini nació en la localidad de Las Piedras, departamento de Canelones, Uruguay, el 2 de febrero de 1926, en el matrimonio formado por Luciano Sosa, peón rural, y Ana María Venturini, lavandera. De familia humilde, desde “pebete” tuvo que recurrir a las changas para poder aportar dinero a su casa, sin embargo, su ambición por ser cantor de tangos lo llevó a participar en cada concurso que se realizara en Uruguay.

Se inició profesionalmente en la ciudad de La Paz (Uruguay) como vocalista de la orquesta de Carlos Gilardoni. Luego de trasladarse a Montevideo, en 1948 grabó su primer disco junto con Luis Caruso, sin embargo, la escena uruguaya era limitada para las aspiraciones del Varón del Tango, por lo que al año siguiente se embarcó a Buenos Aires.

Julio Sosa en Villa del Parque, el barrió donde vivió desde que llegó a Buenos Aires (Fuente: Perfil)

Al poco tiempo de arribar, consiguió contrato en el café “Los Andes”, de Chacarita, y un mes después el letrista Raúl Hormaza, lo recomendó a Enrique Francini y Armando Pontier, orquesta en la que compartiría lugar con Alberto Podestá. Allí Sosa consiguió un envión exponencial en su carrera y grabó éxitos como “Pa que sepan como soy”, “El Ciruja” y “Dicen que dicen”.

En abril de 1953, pasó a la típica de Francisco Rotundo, pero duró dos años para luego volver nuevamente con Pontier, que ya no contaba con Francini. Durante ese tiempo grabó éxitos como “Araca París”, “Cambalache” y “La Gayola”; Sosa reconoció años más tardes que los momentos más felices de su carreras los pasó junto en esa compañía.

A pesar de su creciente acogida, en 1960 decidió desvincularse con Pontier para poder iniciar su etapa solista. Para ello convocó al bandoneonista Leopoldo Federico, y junto a la banda, grabaron versiones aclamadas de “Nada”, “Qué falta que me hacés”, “En esta tarde gris” y hasta “La cumparsita”. Esta orquesta fue la que lo acompañó a Sosa hasta el final de sus días.

Durante ese tiempo “El Varón del Tango”, como muy pronto se lo apodó, conquistó a los amantes del género con su estilo personal y vigoroso. Sus éxitos y la creciente popularidad fueron causa de un sin fin de presentaciones en radio y televisión, e inclusive participó como actor en el film “Buenas Noches, Buenos Aires”, de Hugo del Carril.

El 25 de noviembre de 1964, tuvo un accidente automovilístico y al día siguiente falleció en el sanatorio Anchorena y terminó siendo velado en el Luna Park, ante el gran número de personas que acudieron a su velatorio. El día anterior a su accidente, había cantado por radio su último tango, “La gayola”. El final de esa canción pareció profético: “pa’ que no me falten flores cuando esté dentro ‘el cajón”.